¿Qué hace que la Iglesia sea relevante hoy? El hecho de que ella es tanto mensajera como sujeto de la esperanza (certeza) que proviene del poder de Dios para restaurar y reconciliar.

Todos y cada uno de nosotros necesitamos desesperadamente una esperanza real y sustancial.