¿Qué hace que la Iglesia sea relevante hoy? Su unidad a pesar de barreras culturales, lo cual es evidencia de que la obra del Espíritu no tiene límites.

La lucha contra el racismo en nuestros corazones es tan persistente como la lucha contra nuestro orgullo e idolatría; es lo mismo.