Debido a que nuestro pecado mancha la vida, debemos hacer preguntas sobre lo que aceptamos como la realidad. Que al conocer la realidad podamos asombrarnos de Su Belleza (adoración) y crecer en humildad (imitarlo)