Santiago inicia su epistola con una sequencia interesante de declaraciones: cuando enfrente tribulaciones, considerelo todo gozo. No puede? Entonces pida sabiduria a Dios. El la ortorga en la manera mas inusual, desde la perspectiva humana.