[dropcap1]L[/dropcap1]a restauración qué Dios el Espíritu Santo obra en nosotros es radical, nunca aparte de la vida diaria y siempre íntima. Es esta intimidad – representada por Su abrazo – en donde encontramos verdadera identidad y protección.