Servir a otros puede ser un negocio arriesgado. ¿Qué pasa si los que estamos sirviendo no responden de la manera que nos gustaría? ¿Y si no dicen gracias? ¿Qué pasa si ellos piensan menos de nosotros debido a nuestro mal servicio? ¿Qué pasa si descubrimos, después de todo, que no estamos tan bien informados sobre el tema del servicio en particular como pensamos?

 

Sí, servir a los demás es una interacción humana arriesgada.

 

Sin embargo, también puede ser una excelente manera de descubrir lo que realmente creemos. Esto es particularmente cierto cuando el contexto de nuestro servicio no es ideal. En un entorno desafiante, por ejemplo, la diversidad cultural, podemos ver lo que hay dentro de nuestro corazón, lo que lo mueve, lo que atesora.

 

Entonces, el servicio a los demás puede demostrar que Su Belleza nos ha transformado. Puede ser un cambio pequeño, o puede ser significativo. De cualquier manera, cuando servimos a los que nos rodean, podemos ver el resultado de las Buena Nuevas en nosotros: nos muestra cuánto creemos en Él (cuánto deseamos avanzar hacia Él con toda nuestra vida), y cuánto mantenemos Su palabra (el nivel en el que atesoramos la Verdad).

 

El servicio a los demás, independientemente de su respuesta, nos muestra Su evangelio en acción en nuestro corazón.

 

Cristiano, ve y disfruta de la Belleza de Jesucristo sirviendo a los demás de una manera que muestre, principalmente a ti mismo, que Él te ha dado el deseo y la capacidad de avanzar hacia Él y de atesorar la Verdad.

 

Bendiciones

 

-AV

 

:: :: ::

 

Serving others can be a risky business. What if those we are serving do not respond in the way we would like? What if they don’t say thank you? What if they think less of us due to our poor service? What if we discover, after all, that we are not as knowledgeable about the particular service topic as we thought?

 

Yes, serving others is a risky human interaction.

 

However, it can also be a great way to find out what we really believe. This is particularly true when the setting of our service is less than ideal. In a challenging setting – say, cultural diversity – we get to see what’s inside of our heart, what moves it, what it treasures.

 

Then, service to others can demonstrate His Beauty has transformed us. It may be a small change, or it may be a significant one. Either way, when we serve those around us we get to see the result of the Good News in us: it shows us how much we believe in Him (how much we desire to move toward Him with all of our life), and how much we keep His word (the level at which we treasure Truth).

 

Service to others, regardless of their response, shows to us His gospel in action in our own heart.

 

Christian, go and enjoy the Beauty of Jesus Christ by serving others in a way that shows – mainly to yourself – that He has given you the desire and ability to move toward Him, and to treasure Truth.

 

Blessings.

 

-AV