Injustice matters most to us when it’s personal.  When we experience an injustice that we are powerless to change it is hard to find hope.  Even if we escape the slippery slide into self-pity, what do we do about the despair we may feel?

The only truly innocent person to ever suffer also suffered the most significant punishment of all time.  “For Christ also died for sins once for all, the just for the unjust…” (1 Peter 3:18a)  And He chose it.  So whatever injustice you are experiencing, remember that He experienced the worst injustice so that we would not have to get what we really deserve.  And He knows all the feelings we can feel when we have been wronged.

You can read more about our Great Companion in injustice in these passages (click to see them on your device): 1 Peter 2:23Hebrews 4:14-16Hebrews 12:1-3

:: :: ::

La injusticia es más importante para nosotros cuando es personal. Cuando experimentamos una injusticia que somos incapaces de cambiar, es difícil encontrar esperanza. Incluso si escapamos de la resbaladiza caída hacia la autocompasión, ¿qué hacemos con la desesperación que podemos sentir?

La única persona verdaderamente inocente que sufrió sufrió también el castigo más significativo de todos los tiempos. “Porque también Cristo murió por los pecados una vez por todas, el justo por los injustos …” (1 Pedro 3: 18a) Y Él lo eligió. Entonces, sea cual sea la injusticia que está experimentando, recuerde que experimentó la peor injusticia para que no tengamos que obtener lo que realmente merecemos. Y él conoce todos los sentimientos que podemos sentir cuando hemos sido agraviados.

Puede leer más acerca de nuestro Gran Compañero en la injusticia en estos pasajes (haga clic para verlos en su dispositivo): 1 Pedro 2:23, Hebreos 4: 14-16, Hebreos 12: 1-3